Cartel Dia Internacional de la mujer y la niña en la ciencia
Lo que suma.
11 febrero, 2021

Egresadas/os que triunfan: Hoy, Belén Cruz. De la UMU a Facebook.

08/03/2021. Por Belén Cruz Zapata. Ingeniera de Software en Facebook y Directora de Tecnología en Latinas in Tech.

Hoy celebramos el Día Internacional de la Mujer y es un honor poder felicitar a todas las mujeres desde este post. Más aún en este momento en el que nos encontramos de pandemia. Muchos estamos reflexionando sobre nuestra sociedad, nuestro trabajo, sobre el lugar en el que vivimos y también sobre la vida familiar.

Soy una mujer dedicada a la tecnología. Estudié en la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia y desde hace 6 años vivo en Estados Unidos, en la bahía de San Francisco trabajando para Facebook, en la app de WhatsApp para iPhone. El desarrollo de aplicaciones móviles lo descubrí estando en mis primeros años de aventura laboral. No tuve ninguna formación relacionada con este ámbito durante la carrera, pero aún así pude aprender y dedicarme a ello. Es una buena muestra de la formación base que la universidad me dio, es decir, las herramientas, el conocimiento suficiente que te permite más tarde adaptarte a cualquier nueva tecnología. El mundo de la informática evoluciona rápidamente y es tan amplio que es imposible saber todo. A su vez permite que cada uno encuentre su lugar, desde alguien que sea un experto en seguridad de redes, hasta alguien al que le apasione el mundo de la realidad aumentada.

Lo que me llamó la atención de las apps móviles fue poder tener un contacto cercano con el usuario final. Siempre me gustó estar en la parte de la interfaz. Aún así, nunca pensé mucho sobre el impacto que me podría ofrecer este sector del software. Y es que me abstraigo del hecho de que el código con el que trabajo a diario es accedido por muchos millones de usuarios. La realidad de que el resultado de mi trabajo esté en el móvil, en el bolsillo, de personas alrededor de todo el mundo. No muchos trabajos te permiten tener un alcance así. En tecnología es posible. Nuestra generación y la anterior hemos visto cómo la sociedad ha cambiado con la tecnología. A día de hoy tenemos teléfonos móviles que llevamos con nosotros a todos lados. Hace 20 años no era así. El tener acceso a internet en nuestro teléfono, conectar con el mundo, familia y amigos, también era impensable hace 20 años.

mujer con movil

Todo esto es lo que vino después, porque el antes fue diferente. Cuando tomé la decisión de estudiar Ingeniería Informática, los smartphones aún no habían llegado a nuestra vida (sí, y también crecí sin internet). Nunca podría haber proyectado mi trayectoria de "desarrolladora de apps móviles", porque realmente no existía ese trabajo. Me pregunto qué puestos de trabajo nuevos surgirán en los próximos años y que ahora mismo no existen. Son oportunidades para las siguientes generaciones..

Me acuerdo del miedo a terminar una etapa, la etapa conocida, la del colegio y los amigos de siempre. Es el momento para decidir, en este caso, qué quería estudiar. En una chica, Ingeniería Informática no era común, y creo que sigue sin serlo. Pareciese que es una decisión que va a marcar tu futuro, aunque más tarde siempre puedes cambiar el rumbo. No ha sido mi caso. Lo decidí así, y de momento me he quedado. Hay muchas mujeres que, a pesar de gustarles la tecnología y disfrutar con su trabajo, terminan abandonando su carrera profesional en este sector. Los datos recogen que esto ocurre a un ratio de más del doble que el de los hombres. Y no, no es siempre por las responsabilidades familiares, es por encontrarse el techo de cristal que no te deja crecer tanto como quisieras, y te mereces.

Me he quedado, sí. He crecido profesionalmente, sí, pero siempre me queda la duda de si hubiera llegado a donde estoy más rápido si no fuese mujer. Incluso si mi carrera hubiera estado más avanzada si fuese un hombre. Igual que las empresas experimentan con variantes de un mismo producto, cambiando un solo factor, para evaluar cuál tiene mejores resultados. Somos únicos y complejos, no podemos aislar un solo componente para resolver esta duda de forma personal, aunque viendo cómo el porcentaje de mujeres decrece conforme se escala en la pirámide hasta el nivel ejecutivo, me puedo imaginar la respuesta. En las posiciones más altas predominan hombres. Son sesgos de los que no somos conscientes en algunos casos, los que sin querer hacen que por ejemplo, el discurso de una mujer se perciba como menos persuasivo que el de un hombre..

Durante los años de universidad tuve bastantes referencias femeninas. Recuerdo muchas de las profesoras que tuvimos durante la carrera: Begoña, Maria Antonia, María José, Pilar, ... También a mis compañeras de clase. Conseguimos un porcentaje muy alto de mujeres respecto a hombres en el último año de carrera, porque hay que decirlo, ellas estaban en el top de clase, Inma, Irene o Carmen. Cuando seguí estudiando el máster en la facultad, por las mañanas empecé trabajar en el edificio de ÁTICA y por las tardes iba a clase. Mi primera mánager en el mundo laboral fue mujer, Reyes, quien confió en mí, me apoyó y me animó a no acomodarme, a explorar mi potencial. Una vez esa etapa terminó, me ha costado encontrar esos referentes femeninos.

Me sentí bastante bien acogida durante esos primeros años, lo que me ayudó a coger seguridad. Es algo que tengo que agradecer enormemente a la universidad. También tengo que reconocer que sigo trabajando en esa autoconfianza. Como hacemos todas, seguir creciendo.

.